Percy Shaw, Creador de las Tachas Reflectivas

Percy Shaw nació en Lee Mount, Halifax, el 15 de Abril de 1890. Cuando tenía 2 años, su familia se mudó a Boothtown donde pasó el resto de su vida.

Percy viene de una gran familia, su padre Jimmy Shaw tuvo tres hijos y cuatro hijas con su primera esposa Jane que desafortunadamente falleció. Percy fue el cuarto de siete hijos del segundo matrimonio de Jimmy con Esther Hannah.

percy shaw

Percy Shaw

Percy fue  la escuela hasta los 12 años. Su primer empleo al terminar fue en un molino, cargando bobinas de lana de las devanadoras a las tejedoras, el que encontró poco inspirador. A pesar de su poco gusto por la escuela, decidió que para mejorar, debía tomar un curso comercial en la escuela nocturna y al terminar, aplicó a un empleo en una oficina como asistente contable. Pronto se dio cuenta que la promoción iba a tardar mucho en llegar. Encontró el trabajo de llevar cuentas tan frustrante como el de llevar bobinas así que se volvió aprendiz de ingeniería en el molino local de alambre que manufacturaba alambres lisos – las partes de un telar que mantienen y aumentan y disminuyen las deformaciones mientras el transbordador teje la trama entre ellos. Nunca terminó su proceso de aprendizaje porque el bajo pago que recibía era insuficiente para ayudar a mantener la familia, pues los hermanos mayores ya se habían ido para casarse.

Durante los primeros años de sus veinte, Percy tuvo varios trabajos que aumentaron su experiencia, soldador, operador de caldero y construcción de máquinas. En 1912 la tintorería donde el padre de Percy trabajaba cerró, lo que resultó en que Jimmy Shaw pierda su empleo. Jimmy y Percy formaron una asociación trabajando en un taller junto a su casa, el que Jimmy había usado para realizar trabajos inusuales y reparar artefactos de la casa. Percy ayudó a equipar este taller con herramientas pequeñas que les permitieron realizar trabajitos para los habitantes del pueblo. Hacían de todo debido a esa actitud con la que nunca les faltó variedad de trabajo.

En 1914, cuando empezó la guerra, la fábrica local de alfombras fue contratada para hacer polainas. Alambres lisos fueron necesarios para los telares y debido a su experiencia previa en el molino de alambre, Percy pudo obtener el subcontrato para proveer tales alambres. Luego pudo involucrarse en la manufactura de cartuchos y casquillos bajo contrato del gobierno por los esfuerzos en la guerra.

Siempre que veía una oportunidad, Percy motivaba a su padre y tenía la confianza para intentar llenar el nicho. Luego de la guerra, la firma Shaw Brothers empezó a producir equipos de ingeniería de precisión y luego llegó al rubro de equipos para caminos y carreteras.

Para 1930 los padres de Percy habían muerto y en la casa solo quedaban Percy y su hermana mayor soltera. Se mantuvo auto empleado en la colocación de asfalto, empleando a varios hombres en el proceso. La rodadura de asfalto a mano era lenta y agotadora, así, mucho antes de que las aplanadoras a motor entren al mercado, el hizo una y logró resultados tremendos en una fracción del tiempo, dándole ventaja sobre sus competidores.

Él siguió disfrutando sus trabajos mecánicos que lo habían introducido a motocicletas y automóviles. Por su habilidad para repararlos, se volvió una de las pocas personas en Halifax en recibir tales contrataciones, lo que lo llevó a inventar los “ojos de gato”. Luego de un largo día asfaltando no tuvo mejor idea que disfrutar un poco de la cerveza local en la taberna Old Dolphin situada en el pueblo de Queensbury. Aunque Queensbury estaba solo a unas millas de distancia de su casa, situada en las nubes a 1000 pies sobre el nivel del mar. Percy, como todos los otros motoristas de ese tiempo, se basaban en la reflexión de la luz en las líneas del tranvía para regresar seguros a casa por la noche. Shaw se dio cuenta que esta guía nocturna del tráfico debía ser mejorada. Su encuentro con un gato en una noche de niebla catalizó su inspiración. Mientras volvía a casa por el pueblo de Queensbury, tuvo que bajar un camino sinuoso. Un fuerte reflejo en sus faros movió su curiosidad y lo llevó a hacer una parada en su auto.  Al bajar de su vehículo descubrió que la reflexión venía de los ojos de un gato, pero más importante, que venía manejando por el lado incorrecto del camino, y si hubiera seguido en línea recta se hubiera caído en picada en un filo de este camino sinuoso.

Aplicó su tiempo libre a resolver eltachas reflectivas problema de una guía nocturna y luego de varios intentos y fallos, eventualmente logró la patente en su invención el 15 de marzo de 1935, la Compañía de Tachas Reflectivas Ltd fue creada con Percy Shaw como su director. El desarrollo de la compañía y del “ojo de gato” ocupó el resto de la vida de Percy Shaw.

Al principio fue extremadamente difícil persuadir a las autoridades de invertir en su inversión y no fue hasta el apagón durante la Segunda Guerra Mundial, casi 10 años después, que su invención fue ampliamente adoptada en los caminos del Reino Unido.

En los años 50 tenía una manufactura bien establecida, habiendo construído una fundición para producir la base de hierro, una planta procesadora de caucho que se encargaba de vulcanizar la inserción de jebe y una planta de manipulación de vidrio para la producción del reflector de vidrio. Durante los años 60, la compañía expandió su mercado a otros países. En la lista de honores del cumpleaños de la reina de 1965, Percy recibió una Orden del Imperio Británico por sus servicios a la exportación. Fue entrevistado en la televisión por Alan Whicker que reveló su estilo de vida espartano y solitario al resto del país.

Percy Shaw tuvo una mente inventiva, una fuerte determinación, incesante firmeza de Yorkshire y un gran sentido del humor que le permitió superar todos los obstáculos a lo largo de una trayectoria desconocida, y que iluminó en el camino. Murió el 1 de septiembre de 1976, a la edad de ochenta y seis años.

The following two tabs change content below.
sergioreynafarje1@gmail.com'
Sergio es Gerente en Signo Vial. Es experto en temas de señalización y seguridad vial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *